Ago

22

Por qué me gusta diferenciar la Astrología que yo ejerzo llamándola científica?

En primer lugar, porque no quiero ser confundido con la legión de pseudo Astrólogos que se dedican a hacer absurdos horóscopos para cada signo, en los medios de comunicación masivos.

Ellos prostituyen nuestra Ciencia. Y lo pongo en mayúsculas porque la Astrología es la Madre de todas las ciencias. Ellos, y las estúpidas Iglesias, incluyendo la católica, son los responsables de la dudosa reputación de esta excelsa Ciencia.

Sobre este tema escribiré muchos artículos, dedicados a esos payasos, astrólogos, con minúsculas, que se dedican a lucir sus guayaberas hablando necedades, y curas ridículos que utilizan la fe para propósitos innobles.

No debería incidir mucho en el concepto de Ciencia, stricto sensum, porque muy poca gente comprende o le interesa lo que ella implica.

Pero antes de explicar particularidades que hacen científica la Astrología, con mayúsculas, que yo profeso, estoy obligado a aclarar que intento respetar el método científico.

Y qué es el método científico?, es el cumplimiento de la secuencia debida: Observación o recopilación de datos, identificación del problema. Hipótesis, explicación. Experimentación. Teoría, y al final, elaboración de la Ley.

Este capítulo de la Ley merece un comentario especial. Porque no todas las teorías terminan por ser leyes, precisamente porque nos gusta creer que existe el libre albedrío, de otro modo nos convertiriamos en Deterministas, lo que nos transporta a otra dimensión, la del determinismo o el azar.

Los Astrólogos científicos tenemos dos tipos de estudios, los filosóficos, históricos, geográficos, médicos, matemáticos, los que se relacionan con otras ciencias, y los personales, los prospectivos, y hasta los prognósticos, cuando hacemos cartas natales individuales.

Hay un nivel en que estos dos tipos de hacer Astrología se encuentran, y es cuando hacemos Sinastrías. Que no es sino el análisis de varias cartas astrales en Excel. Las personalidades de una familia, los trabajadores de una empresa, o cualquier comunidad se convierten en celdas de una hoja de cálculo para ser interpretados con riguroso método científico.

También aplicamos el método científico cuando nos vamos a la Historiografía, cuando aplicamos una estricta aritmética al Tiempo, por ejemplo con la TPH, o Tabla periódica de la historia, pero hay varias Leyes que nos impelen, leyes que nos conducen a ese indeseable Determinismo.

El Determinismo y la TPH (Tiempo) y hasta la variable geográfica, del Espacio, científica también, son materia de otros artículos. Lo mismo que el empleo del número Pi cuando interpretamos cartas astrales, o cuando alguien se especializa en temas médicos y hace estadísticas serias con sus pacientes.

Un Astrólogo puede y debe aplicar números, no letras, en su ejercicio profesional, lo que no sucede, en la vida real, y lo hace hasta que llega a la psique, al individuo, a la interpretación de una Carta Natal. Y especialmente cuando hace Prognosis, predicciones, cuando se aventura a ver el futuro. Ahí también debe seguir el método científico, pero desaparecen las Leyes.

Deja un comentario