Nov

29

Cómo funciona dios?

Es un título un poco presumido, con el que voy a intentar combinar unos cuantos estudios de Teología con bastantes de Astrología, para explicar un tema que tiene mucho que ver con el eterno dilema entre Determinismo o Libre Albedrío.

Está todo escrito? o somos libres de decidir nuestro destino?

Para empezar vamos a identificar dos diferentes maneras de entender a dios. El Creador, o Demiurgo, y el Hacedor.

El primero es en la filosofía platónica y gnóstica, el artífice o alma universal, que es principio ordenador de los elementos preexistentes. Es el soplo de vida. El origen de las cosas.

El segundo es el dios que participa en nuestras vidas, el que dirige lo que nos sucede, no es el que nos crea, sino el que nos acompaña. La omnipresencia divina.

El dios Creador y el Hacedor no terminan de definir si estamos determinados o si gozamos de libre albedrío, o en realidad lo que existe es una combinación de ambas situaciones.

Con esto en mente, y sin que yo pueda resolver este dilema, voy a pasar a explicar lo que se percibe desde la lectura del cielo, donde se supone que está dios, y para eso me pondré el sombrero de Astrólogo, con el cual si me siento más cómodo, por muchos años de estudios y experiencia.

En esto van teorías y prácticas propias y ajenas, tradicionales e innovadoras.

Personalmente me interesa y creo en la Astrología Científica más que en la Esotérica. La que se interpreta en base a números y no en letras. Por ello trato de llevar todo lo que hago con ese sombrero a Excel, para asegurarme de resultar objetivo.

Aquella dicotomía entre el Creador y el Hacedor va a verse expresada en las distintas maneras de leer el cielo en sus versiones estática y dinámica.

La estática es cuando, por ejemplo, hacemos una carta natal, que es como una foto del cielo en el momento del nacimiento.

En ese instante se paraliza el cielo para cada uno de nosotros en un gráfico que vamos a interpretar con la lectura de todo lo que nos va a pasar en la vida.

Hay un aforismo del gran André Barbault que dice “No se es como se nace, se nace como se es”.

Esto me recuerda una oportunidad en que mi hija, cuando tenía 5 añitos me sorprendió al decirme… papi, yo estaba en el cielo cuando decidí venir y te escogí a ti y a mami como mis padres.

Ven cómo el libre albedrío y el determinismo empiezan a conspirar con las versiones del dios Creador y el Hacedor?

Esto nos lleva a leer que las palabras creer y crear sólo se diferencian en una letra pero son casi lo mismo.

En las lecturas estáticas que conocemos en la Astrología hay varias formas de aplicarlas, algunas son personales y otras sociales.

Las personales pueden ser psicológicas, vivenciales, médicas o familiares.
Las psicológicas son cuando simplemente leemos la danza cósmica que capturamos del cielo natal y la interpretamos con la carta astrológica, tanto en el ser como en el devenir. Veremos a los planetas sobre los 12 signos, las 12 casas y los aspectos que hay entre ellos.

Las vivenciales son cuando hacemos prognosis, y con diferentes métodos y doctrinas nos atrevemos a hacer predicciones de esa carta natal. Es cuando usamos Excel.

Médicas es cuando nos metemos con la Anatomía para revisar los cuerpos humanos.

Las familiares serían cuando hacemos un análisis de las cartas de todos los miembros de una familia y entendemos el guión del grupo, cuando aplicamos la teoría de los espejos que somos los unos de los otros. A esto le llamamos Sinastría. Aquí volvemos a utilizar Excel.

Cuando hacemos Astrología Social aplicamos la Historia, la Geografía y hasta el Arte, todavía dentro del ámbito de lo estático.

Con la Tabla Periódica de la Historia dividimos el Tiempo entre 12, siempre, el elemento que mejor me representa a dios, porque es un número muy mágico.

Utilizando la Precesión de los Equinoccios obtenemos las Eras, períodos de 2100 años, las SubEras, de 175 años, las MiniEras, 14 años y 2 meses y las MicroEras, de 1 año y 2 meses.

Con esa aritmética podemos entender cuando sucedió todo lo que hemos pasado, y hasta vislumbrar el futuro.

Lo mismo podemos estudiar ya no con los eventos de la Historia, sino con la producción artística, pintura, escultura, arquitectura y hasta el cine.

Hay excelentes libros que puedo recomendar sobre estos dos temas.

De mi propia autoría es la teoría que utiliza a la Geografía para estudiar la Astrología. Es la otra dimensión, el Espacio.

Si montamos el Zodíaco, que es el círculo que contiene a los 12 signos, todos de 30 grados y siempre con el primero, Aries, en el Este perfecto, sobre cualquier territorio, sea continente, país o ciudad, obtendremos muchas explicaciones de donde sucede todo.

Claro, al combinar la Historia con la Geografía, el Tiempo con el Espacio, los resultados son espectaculares.

Hasta ahora hemos presentado algunas de las distintas modalidades como podemos ver que el cielo nos ofrece información valiosa de nosotros mismos donde el dios Creador y el Hacedor se manifiestan, desde una perspectiva estática, analizando el momentum, desde la Creación de nosotros mismos y nuestros entornos.

Pero el Universo no es estático, está en un permanente y predecible movimiento. Lo que nos hace llegar a la parte dinámica de la cuestión.

Esta predictividad es la que nos hace creer que está ahí para ser interpretado, incluso anticipado, por lo que se hace fácil creer en el determinismo.

Los planetas siempre están girando, y van produciendo lo que llamamos Tránsitos. Ahora pasa Júpiter sobre tu Sol para crear algún éxito, otro día será Venus sobre tu Marte, cuando probablemente tendrás sexo, y así, el destino se va construyendo. Por eso hablo de que dios funciona, opera, no es sólo un concepto estático.

Además, hay una serie muy larga de cálculos posibles, como las Progresiones, las Revoluciones, las Direcciones, que activan, dinamizan, ese círculo divino, esa eterna danza cósmica, probablemente creada por dios, con lo que regresamos al Hacedor.

Seguro que dejo más dudas que certezas con este artículo, sobre la existencia de dios y su funcionamiento, su manera de intervenir sobre nosotros, sobre nuestra libertad o nuestra predeterminación, sobre la verdad de la Astrología y sus capacidades, pero son temas que valen la pena de ser pensados.

Todo está escrito? O somos libres y responsables de construir lo que nos sucede?

Deja un comentario