Jun

24

El sistema visto desde las Regencias

La unidad que hay en el cosmos, gira en torno a esos 12 signos zodiacales,  tiene que verse correspondida, resonante, coherente, con el modelo que crean los planetas, estrellas,  y satélites que existen.

Para la Tierra, el centro son esos dos, el Sol y la Luna, una estrella y un satélite, que son los regentes de los signos que ahora vamos a considerar como centros de este estudio, relativo a las regencias, Cáncer y Leo.

Desde esta perspectiva no es un triángulo, ni un cuadrado, ni un ejercicio de pares, el que se produce, como sucede cuando se estudian los 12 signos, uno a continuación del otro.

Aquí el efecto nos recuerda al movimiento que se produce en nuestro cuerpo por efecto de las energías que mueven nuestros chakras, es un movimiento que simula a una serpiente llamada kundalini

Ahora los planetas regentes se van a ir repitiendo en los signos que van alrededor de ese par que forman Cáncer y Leo, regidos por la Luna y el Sol, respectivamente.

Qué son las regencias?

Todos los signos tienen no uno, sino dos regentes, uno diurno y otro nocturno.

Los planetas, en su tránsito, se sienten más o menos cómodos.

En su paso, a veces, se domicilian, cuando están en su propia casa, en su propio signo.

Lo contrario sucede en el punto opuesto, donde el astro se encuentra en  Exilio.

Se siente privilegiado cuando ingresa en un signo en que se Exalta, y lo contrario también en el opuesto, donde se dice que está en Caída.

Toda la lógica de los planetas en los signos basada en el primer signo, que es Aries, y la primera casa, que es  dónde empieza el Ascendente, resuena, coincide, se integra, con la que ahora vamos a explicar.

En el círculo de abajo vamos a ver una distribución aritmética exacta del cielo desde un punto de vista que a muchos astrólogos va a sorprender, porque forma parte de la Astrología científica europea, tradicional, creo que en este caso lo aprendí con André Barbault.

Ahora, el eje central, el Epicentro, no será el horizonte, el Este, como punto cardinal trascendental, ni los cuatro angulares que determinan nuestras Cartas.

En este caso todo va a girar en torno a dos signos contiguos desde los cuales vamos a girar con una aritmética impresionante.

Simultáneamente a la Rotación y la Traslación que generan una dinámica basada en los 12 elementos, que a su vez se subdividen en grupo de a tres y de a cuatro o de a dos,  coexisten una aritmética sensacional donde los signos centrales son Cáncer y Leo.

Por qué Cáncer y Leo? no lo sé, pero son los dos únicos signos que tienen una única regencia,  todos los demás tienen dos, la nocturna y la diurna, y ninguno de los dos es un planeta, el Sol como se sabe es una estrella, y la Luna un satélite, todos los demás son planetas Pero estos dos son el hombre y la hembra para nosotros el padre y la madre, la luz y la sombra, el día y la noche.

Ahora veamos los signos contiguos, el que está a la izquierda de Cáncer, Géminis y el que está a la derecha de Leo, Virgo. Ambos  están regidos por Mercurio,

Claro, Mercurio se comporta distinto en un signo mutable que en su versión terrestre, por eso Géminis y Virgo son tan diferentes y tan iguales.

El siguiente está a la izquierda de Géminis y es Tauro, tierra fija,  y a la derecha de Virgo encontramos a Libra, aire cardinal, pero ambos regidos claramente por el planeta Venus.

Otras dos maneras distintas de ver a Afrodita, la que ama, la que se relaciona.

Hacemos lo mismo con todos los siguientes planetas, en el mismo orden como está en el Cosmos, aquí nada raro sino consistente.

Marte va a regir, entonces, a Aries y a Escorpio, en Aries se presenta como líder  y en Escorpio en forma de misterio.

El próximo es Júpiter, regente de Sagitario y de Piscis, diurno y nocturno, respectivamente, son dos tipos de sabiduría, de, abandono, de fidelidad, de entrega, pero absolutamente diferentes.

A continuación el planeta Saturno, donde el domicilio de uno está en Capricornio y el nocturno en Acuario. Ahora la sabiduría se multiplica de dentro para fuera.

Para seguir con este estudio, sin desviarnos, encontramos a Urano como regente diurno de Acuario y nocturno de Capricornio.

Aquí es donde se junta la kundalini, Porque estos dos son los signos opuestos al binomio de Cáncer y Leo. Urano siempre es renovador libertario amplio, pero su acción es más colectiva o personal.

Neptuno, el Dios del mar,  rige a Piscis y a su complemento Sagitario, ahora intelectuales místicos, curiosos.

Y por último, Plutón, que rige a los siguientes contiguos que son Escorpio y Aries.

Con Plutón se acabaron los planetas pero no se acabó la configuración de la regencias .

Tenemos dos más que la que llamamos X e Y, para cerrar el círculo que empezamos con Cáncer y Leo.

Con X tenemos a Tauro y Libra, nuevamente, y con Y tenemos Igualmente a Géminis y Virgo, ahora con la regencia invertida.

Otra vez la aritmética cósmica nos sorprende con su ingenuidad y sinceridad.

Deja un comentario